Espagnol

Único dueño de las llaves que abren las puertas de su mundo interior, André Bielen nos lleva hacía dentro de su obra con una fuerza arrebatadora. Cada una de sus obras nos ofrece una visión explosiva de su inspiración, con múltiples facetas de obvio poderío. Este artista forma parte de la nueva generación de pintores abstractos. Después de pasar por todos los filtros de los experimentos pictóricos, ese creador, nacido en 1956, ha llegado hoy en día, a una esplendorosa madurez artística, pero siguiendo siempre la buena trayectoria de su estilo propio. Una evolución dinámica, una perseverancia personal, y un resultado final que pone, en la actualidad, a este pintor dentro de los mejores en la categoría de los artistas abstractos con lenguaje propio, en el contexto del arte europeo.

André Bielen posee interiormente la experiencia, la consciencia, la intuición de un misterio trascendente profundamente sepultado dentro de su ser, produciendo una expresión cósmica que parece surgir de los orígenes de los tiempos. En sus cuadros, se destaca un resurgimiento de dicho misterio. Convencido del buen enfoque de su manera de pintar, André se pasea en un mundo desconocido para los demás, pero familiar para él. Ha sido capaz de descifrar los códigos de la sensibilidad y los enigmas de lo perceptible. Propone en sus obras varias facetas de esta percepción casi mágica que le pertenece por completo. Su sentido de la estética se exprime desde las profundidades históricas del arte de nuestro continente europeo con una mirada enfocada hacia los últimos limites en osmosis con lo “sublime” con la “espiritualidad” con lo “intemporal” como si se tratase de nociones originariamente inscritas en el acto de pintar, en su destino de pintor.

Ha llegado a la madurez ni demasiado pronto ni demasiado tarde. Ha sabido absorber progresivamente los elementos variados y paradójicos del universo de su lenguaje propio para ofrecérnoslo simultáneamente conjuntamente a su talento homogéneo. Lo que quiere decir que André Bielen ha sabido conducir sus búsquedas y su trabajo hacia una maestría de alta nivel. Se puede tener certidumbres sobre la validez y la calidad de su pintura para el futuro. Bielen profundiza en el surco actual y vanguardista de la pintura abstracta de hoy en día. Su búsqueda pictórica existe concretamente con un potencial de llegar a ser un paradigma fuerte en el arte internacional.

En el universo de André Bielen

El arte representa la vida. “Aunque no seamos artistas y cualquiera sea su forma (…) todo lo que tenemos alrededor nuestro es arte”. Solamente debemos saber mirar. El arte representa un medio para existir a través de un objeto que sobrevivirá al artista. El arte es la necesidad vital de salir de la rutina de la vida diaria “de salir de los problemillas que conlleva” André Bielen es él mismo delante de un cuadro. Se exprime sin coacción y deja volar su imaginación. “Es realmente el medio que tengo para estar en equilibrio” Sin arte, es la muerte.

Algunos artistas le han marcado de su influencia indirectamente o inconscientemente. El descubrimiento de un artista nuevo o confirmado influye de manera permanente sobre su trabajo. “Claro que prefiero los artistas abstractos, pero algún artista figurativo puede tener la misma influencia tanto del punto de vista de la técnica que de la composición

“Es obvio que se perciben las cosas de manera un poco distinta y que luego se traducen en nuestras obras siguiendo nuestra sensibilidad propia, y nuestro estado de ánimo, pero probablemente solamente se trata de una apertura de espíritu. No creo que exista una referencia al “sobrenatural””Para André Bielen la idea prima que le lleva a la creación puede ser un pensamiento, un sentimiento, un sueño, pero también la necesidad física de expresarse. “El equilibrio es un conjunto de estas cosas y siguiendo el estado de ánimo del momento, puede resultar de una cosa más que de la otra.” Sin embargo, la inspiración, es una necesidad de componer o de crear algo. Es un estado de ánimo, más o menos permanente. “Ver una bella imagen o ver una fea, alguna vez horrorosa, y dejar vagar su imaginación. (…) La inspiración es siempre el punto de partida de la obra, en un movimiento o bien un color, y guiada por el sentimiento del momento. Después de esta primera etapa, afino para llegar al final casi siempre a la idea prima, ya que mi trabajo requiere mucho tiempo”

No existe ninguna receta para que llegue la inspiración, ni para mantenerla. Para el artista, es a lo mejor más una cuestión de ganas de avanzar, de probar, de seguir en una vía trazada por años de práctica. Para que estas ganas sigan vivas, hay que buscar el placer y incluso el riesgo, de alguna manera, para no caer en el trabajo de las pinturas realizadas “en serie”. Para él, la soledad es presente, pero no de una manera agobiante. Es una “compañera” esencial a la verdad y a la sinceridad en el trabajo. Es solamente momentánea.

El universo de André Bielen se compone de paisajes cósmicos, de universos gaseosos, de esplendidas nebulosas, de mundos celestiales inmateriales – metafísicos, según algunas personas – y entonces se podría imaginar que la inspiración tiene su origen en un lugar “divino” – el cielo – que hace referencia a sus sujetos. ¡Sin embargo, no es así1 El artista tiene los pies bien anclados en la tierra. Es muy realista y considera la inspiración con los pies en la tierra. Habla más de emociones experimentadas en presencia de obras profundas que de cosas etéreas. Pero, afirma, con la simplicidad innata que le conocemos : “que un artista que ha sido sincero con su obra deja pasar algo de un poco mágico que se siente cada vez que se mira su trabajo, como algunas músicas, por ejemplo, que ya hemos escuchado 200 0 300 veces y para las cuales tenemos siempre esta sensación extraña que nos invade (los pelos de punta), sin que conozcamos la razón.”